Córdova Rodriguez, Rolando Hebert

Nacional \ Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional
Fecha resolución: 02 - Feb - 2018
Corresponde que el juzgado nacional de ejecución penal continúe
conociendo en la causa remitida por el juzgado nacional en lo criminal
y correccional una vez firme la sentencia y realizado un cómputo
provisional a raíz de la observación formulada al practicarlo, pues la
sentencia es ejecutable desde su firmeza con independencia de las
incidencias de ejecución posteriores, incluidas las observaciones o
impugnaciones eventuales al cómputo de pena. A los fines de la
ejecución de la sentencia, no es de ningún modo pertinente la doctrina
sentada por la Corte Suprema de Justicia en “Olariaga” para decidir la
cuestión, pues ella concierne a la definición de la firmeza de la
sentencia de condena y al respeto del principio de inocencia y no a la
decisión de incidentes de ejecución respecto de quien carece ya de
derecho a ser tratado como inocente. El juez de ejecución tiene
competencia exclusiva para la ejecución de las penas impuestas por los
jueces nacionales según el art. 29 de la ley 24.121, salvo en el caso
del art. 11 de la ley 26.371.El art. 491 del Código Procesal Penal de
la Nación establece que los incidentes de ejecución no suspenden la
ejecución de la pena, a menos que así lo disponga el tribunal, de modo
que en defecto de decisión expresa que suspenda la ejecución de la
sentencia por razón de la observación o impugnación del cómputo,
aquélla es directamente ejecutable por el juez designado por la ley.

Descargar archivo 1 : fallos46169.pdf
  COMENTAR