doctrina

Juicio por jurados. Opciones de veredicto y delitos menores contenidos: límites a las competencias del juez para fijar la calificación legal

 El jurado luego de presenciar el debate y la producción de la prueba, de escuchar la acusación Fiscal y/o del Particular damnificado y el alegato de la Defensa, y de recibir las instrucciones finales del juez (que deben ser previamente debatidas con las partes y audiograbadas), procede a deliberar sobre qué tiene probado y qué no, y en caso de hallar comprobaciones suficientes pasará a un análisis dedicado a establecer en cuál de las opciones de veredicto corresponde encuadrar el/los hechos que han tenido por demostrados.

En este artículo se destaca el axioma inicial que dice: los hechos los fija el jurado, la ley la instruye el juez, merecía aclaraciones. En efecto, el jurado una vez instruido sobre la ley aplicable, y luego de ponderar la prueba en base a la razón y a la experiencia, debe inexorablemente interpretar las instrucciones del juez sobre cada opción de veredicto, y realizar un proceso de subsunción del hecho (o hechos) que han tenido por comprobados en alguna de las opciones de veredicto. 

Esta tarea no se realiza en forma automática, sino que al igual que lo hacen los jueces profesionales en su actuación cotidiana en el juicio oral y público, los jurados deberán llevar a cabo la misión mentada de subsunción, conforme la explicación e instrucciones que el juez les brindó sobre el significado, contenido, y alcances de cada opción de veredicto. Opciones que, vale insistir, no son otra cosa que tipos penales.

De la opción de veredicto que decida el jurado, se derivará una única e inequívoca calificación legal, de la cual el juez profesional no podrá apartarse al momento de dictar sentencia luego de la audiencia de cesura.  

Descargar archivo 1 : doctrina89175.pdf
  COMENTAR