Las medidas represivas contra vagos y pobres como mecanismo de garantía del orden público en España durante la Edad Moderna

Durante la Edad Moderna la diferenciación entre los pobres verdaderos y los pobres falsos, vagos y ociosos fue relevante para determinar los individuos que eran justos merecedores de la ayuda asistencial. Los vagos y falsos pobres fueron perseguidos y se les aplicaron medidas represivas con la finalidad de garantizar el orden público en las calles españolas. La crisis económica y la percepción de la pobreza como un problema de orden público motivaron la configuración de planteamientos teóricos que aconsejaban la represión de los vagos y ociosos, la aplicación de medidas administrativas y legales orientadas a la clasificación de los pobres, la prohibición o restricción de la práctica de la mendicidad, el control de las revueltas populares y el establecimiento de centros de recogimiento o encierro de vagabundos y ociosos. En la España ilustrada y principalmente durante el reinado de Carlos III las políticas de orden público dirigidas contra este colectivo se intensificaron. La producción normativa de orden público proliferó, adoptándose mecanismos burocráticos que permitieron desarrollar la conocida como “policía de pobres”.
Descargar archivo 1 : doctrina49445.pdf
  COMENTAR