doctrina

Deberes del administrador y prácticas de kick-back

Con la expresión “Kick-back” se alude básicamente a aquellos supuestos en los que el administrador o el representante de una empresa, en el momento de cerrar un contrato, acuerda con la otra parte contratante que ésta le entregue una comisión que, posteriormente, repercute al alza en el importe total que acaba pagando su empresa al adquirir el producto o servicio contratados. Los pagos de corrupción en las relaciones comerciales son punibles desde el año 2010 (LO 5/2010, de 22 de junio), manteniéndose su castigo tras la reforma de 2015, si bien ubicados bajo una nueva rúbrica (“Delitos de corrupción en los negocios”) y viéndose afectado el precepto que los incrimina (art. 286 bis
CP) por algunas modificaciones. Con este trabajo se pretende poner de manifiesto que no todas las prácticas de Kick-back dan lugar a un delito de corrupción privada. Para determinar si el pago de comisiones para obtener una ventaja comercial es tion of spaces of allowed risks 
constitutivo de delito, además de partir de los intereses que se entienden protegidos en art. 286 bis, es imprescindible atender a la distribución de KEYWORDS: Corruption, private sector, organizaámbitos de organización dentro de la empresa (competencias), a la delimitación de espacios de riesgo permitido y a la implementación de programas y procedimientos internos para la prevención de delitos. En cualquier caso, la actuación del administrador debe ser valorada de forma muy distinta en función de la modalidad de corrupción (activa o pasiva) en la que se vea involucrado.

Descargar archivo 1 : doctrina42607.pdf
  COMENTAR